Informes

Indemnizaciones y finiquito.

La indemnización por despido corresponde a la suma de dinero que el empleador debe entregarle a un trabajador cuando pone término a su contrato. Lo anterior, siempre que la causal utilizada para su desvinculación sea una de aquellas que le otorgan derecho a este pago, o si se ha estipulado alguna indemnización particular en su contrato de trabajo.
Existen distintos tipos de indemnizaciones y las más comunes son:
La indemnización sustitutiva del aviso previo, la que procede en caso de que el contrato de trabajo termine por una causal no imputable al trabajador, y no se le ha dado aviso del término de su contrato con 30 días de anticipación por parte de su empleador. De esta forma procederá una indemnización que corresponderá al monto de la última remuneración mensual percibida por el trabajador.
La indemnización por años de servicio, la que procede cuando se pone fin al contrato del trabajador por la causal de necesidades de la empresa. Se calcula en base a un mes remuneración por cada año de servicio y período superior a 6 meses prestados de forma continua al empleador. Esta indemnización, por regle general, puede ascender a un máximo de 11 meses.
La indemnización del feriado o vacaciones, es la que se debe pagar al trabajador cuando el contrato de trabajo se termina por cualquier causal y el trabajador no ha hecho uso de sus vacaciones al momento de ser desvinculado de la empresa. Si el trabajador hubiera trabajado por menos de un año, tiene derecho a que se calculen dichos días de forma proporcional entre la fecha de celebración del contrato y la fecha de la desvincuación.El cálculo de los dos primeros tipos de indemnizaciones se hace en base a la última remuneración mensual del trabajador. La última remuneración comprende la cantidad percibida por el trabajador al momento de terminar su contrato o el promedio de las tres últimas remuneraciones de 30 días, si tiene remuneración variable. En el caso de la indemnización por feriado legal o proporcional, la base de cálculo será diferente si el trabajador mantiene remuneración fija o variable. Atendido la cantidad de variables es que se considera oportuno solicitar asesoría especialista ante dudas con el pago de las indemnizaciones respectivas.
Para formalizar el término del contrato, el trabajador y el empleador deberán celebrar un finiquito en el que se detallan las condiciones del término de la relación laboral. En este documento se liquidarán las prestaciones adeudadas y las indemnizaciones que disponga la ley. El empleador tiene un plazo de 10 días hábiles siguientes al término de la relación laboral para poner a disposición del trabajador el documento y pago correspondiente. Cabe señalar que para este efecto, el día sábado se cuenta como hábil, salvo que además de ser sábado, fuera festivo.
De no cumplirse la normativa anteriormente dispuesta, existe la posibilidad de que el trabajador inicie una acción legal, lo que claramente importa un costo para la empresa como para el trabajador. La dilación en la suscripción del finiquito, asesorías legales, tiempo en comparendos y audiencias, son sólo muestras de las secuelas de no cerrar correctamente la desvinculación de un trabajador.
Un atento saludo de Valles y Asociados..