Informes

POSESION EFECTIVA DE LA HERENCIA INTESTADA: LEGISLACIÓN APLICABLE A CONSIDERAR

En términos generales, la posesión efectiva de la herencia intestada es un trámite que se debe realizar con el objeto de poder disponer legalmente de los bienes (ejs. Casa, auto, ahorros, etc.) dejados por quien ha fallecido (causante) sin dejar testamento. También se debe tener presente que el causante pudo haber dejado deudas, ya sea por un monto menor, igual o incluso mayor a sus bienes, lo que debe considerarse en la posesión efectiva. En cuanto a su tramitación, esta debe ser solicitada ante el Registro Civil por uno o más de los herederos, ya sea personalmente o representado(s) por otra persona a la que se le confiere mandato para esos fines.

El tema en cuestión, es que a la fecha están pendientes de tramitación numerosas posesiones efectivas respecto de personas que han fallecido hace 20 años o más, tiempo en el que regía una normativa aplicable distinta en materia de sucesión. Esto cobrará relevancia al momento de determinar si corresponden o no ciertos derechos respecto de determinados herederos o asignatarios y la cuantía de los mismos sobre la herencia. A modo de ejemplo: con anterioridad a la ley N°19.585 que inició su vigencia el 26.10.1999, y que es la última que introdujo modificaciones en esta materia, aún existía la institución de la porción conyugal a favor del/la cónyuge sobreviviente, cuya derogación posterior no afecta los derechos adquiridos al momento del fallecimiento del causante.

Así las cosas, debemos atender al texto del art. 955 del Código Civil que dispone lo siguiente: “La sucesión en los bienes de una persona se abre al momento de su muerte en su último domicilio; salvos los casos expresamente exceptuados. La sucesión se regla por la ley del domicilio en que se abre; salvas las excepciones legales.” Del citado artículo derivan importantes aspectos a saber, entre otros, que se determina o fija la legislación aplicable a la sucesión. Dicho en términos simples, la sucesión se regirá por la ley vigente en el momento (fecha) en que fallezca el causante.

Lo señalado anteriormente, será de mucha relevancia en términos prácticos al momento en que los herederos, de común acuerdo, decidan vender alguna o la totalidad de las propiedades que haya dejado el causante. Esto, en atención a que deben estar claramente definidos los derechos de cada uno en su cuantía o porcentaje para que cada uno reciba la parte del precio que le corresponda.

De este modo, los herederos que aún no han tramitado la posesión efectiva intestada de una persona que ha fallecido hace 20 años o más, será imprescindible que conozcan con certeza la data de muerte para determinar las normas aplicables a esa herencia, lo que consta en el certificado de defunción respectivo. Para las personas que hayan fallecido hace menos de 20 años es diferente, ya que aplica la legislación actualmente vigente en la materia. Desde este punto de vista, esperamos que la información entregada a través de este informe sea valiosa para las personas que se encuentren en la situación de comenzar un procedimiento de posesión efectiva para lo cual, si bien no es obligatorio contar con un abogado especialista en este tema, se recomienda.

Un atento saludo de Valles y Asociados.