Informes

Autorización de segundas nupcias

En Chile, la ley establece que la mujer recién divorciada no puede volver a contraer matrimonio dentro de los nueve meses siguientes al divorcio. Sin embargo, la ley dispone una acción para poder contraer matrimonio antes de esa fecha, mediante el ejercicio de la acción de autorización de segundas nupcias.
Dicha acción se debe entablar en el tribunal de familia cuya jurisdicción corresponda al domicilio de la mujer interesada, quien a su vez debe acreditar que no se encuentra embarazada. Actualmente, dicho estado se acredita mediante un certificado médico que lo indica luego de los exámenes pertinentes.
Dicha prohibición de contraer segundas nupcias antes de los 9 meses de divorciada la mujer, tiene un objetivo claro y que corresponde a evitar futuros problemas de paternidad entre el ex y el actual cónyuge. Por lo demás, esta prohibición es coherente con la presunción de paternidad señalada en el Código Civil.
Ahora bien, esta prohibición es impuesta solo a la mujer, puesto que el hombre puede contraer matrimonio inmediatamente una vez que se encuentra divorciado.
Haciendo un análisis más profundo, esta prohibición está totalmente desactualizada, toda vez que para llevar a cabo un divorcio se necesita 1 o 3 años de tiempo transcurrido desde el cese de convivencia, dependiendo si el divorcio es de mutuo acuerdo o unilateral, respectivamente. En ese sentido resulta absurdo que luego de comprobar dicho tiempo de cese de convivencia, se le exija a la mujer que compruebe no estar embarazada, toda vez que es imposible que lo esté, no así en los casos de divorcio culposo, donde no se exige un periodo de cese de convivencia.
Ahora bien, incrementa lo desactualizado de esta prohibición, el hecho de que en el caso de que la mujer recién divorciada esté embarazada, no es sinónimo de que la paternidad de ese hijo deba ser necesariamente del ex cónyuge. Además, con los avances de la ciencia, actualmente es posible determinar la paternidad de un niño con claridad y certeza aun cuando este embarazo se haya producido en un momento cercano al término de la relación.
De este modo, esperamos haberles aportado un nuevo conocimiento respecto de la legislación de familia, y de los cuestionamientos que pueden producirse alrededor de esta temática.

Un atento saludo de Valles y Asociados.