Informes

Derechos y deberes entre subcontratistas, contratistas y empresa principal.

La subcontratación ha sido conocida como una forma de alivianar las cargas laborales para los empleadores. Sin embargo, y ante ciertos incumplimientos, este concepto es errado y todas las empresas involucradas en una cadena de subcontratación deben conocer los derechos y deberes que les corresponden: El derecho de retención, de información y que la empresa principal puede ser demandada por el trabajador del contratista o subcontratista ante un accidente del Trabajo.
El derecho de retención es aquel que permite a la empresa principal en régimen de subcontratación (en adelante EPRS), retener el pago del dinero por el servicio que presta el contratista. Este derecho sólo podrá hacerse efectivo en cuanto haya un incumplimiento de las obligaciones laborales y previsionales por parte del contratista.
El derecho de información es aquel que ejerce la EPRS, respecto del contratista, y que consiste en la solicitud de los formularios correspondientes para la certificación del estado de cumplimiento de las obligaciones laborales y previsionales de parte de la empresa contratista o subcontratista. Este certificado puede ser emitido por empresas especialistas autorizadas por la autoridad competente, o por la Inspección del Trabajo.
Ambos derechos anteriormente descritos, se transforman en deberes al momento de que la empresa contratista o subcontratista sea demandada por un trabajador, y la EPRS también lo sea en forma subsidiaria o solidaria y desee defenderse. ¿Qué significa esto? Que cuando una EPRS externaliza los servicios por medio de la subcontratación, no evita responsabilidades en sus deberes de cuidado de los trabajadores del contratista. Así, el trabajador iniciará su acción legal directamente contra su empleador y el resto de las empresas en la cadena de contratación, será demandada subsidiaria o solidariamente.
Subsidiariamente significa que primero ha de cobrarse al empleador directo y si este no paga, se podrá cobrar a la empresa principal. Para que se ordene esto, la empresa principal debe haber ejercido correctamente su derecho de información y el de retención copulativamente. Solidariamente, implica que el trabajador, una vez obtenida la sentencia y esta haya quedado firme y ejecutoriada, puede cobrarla al empleador directo o a la empresa principal, a su libre elección. Esta forma de pago se condena cuando no se ha cumplido correctamente el derecho de retención, información o ninguno de los dos.
Es más, en el caso de un accidente del trabajo, la empresa principal puede ser demandada directamente, sin posibilidad de alegar responsabilidad subsidiaria, como en el caso de los demás incumplimientos laborales y previsionales. De la misma manera, es debido cuidar los plazos que tienen los trabajadores para demandar por sus prestaciones adeudadas, al momento de terminar una relación comercial con las empresas contratistas y subcontratistas, pues de lo contrario no habrá nada que retener ni informar.
Por tanto, estimamos que lo anteriormente señalado es de vital importancia para las EPRS y los trabajadores en régimen de subcontratación, quienes deben conocer cuáles son sus derechos y deberes al momento de ingresar en una relación comercial o laboral, respectivamente. Además, que ingresar en este tipo de relación, no implica inexistencia de NINGÚN vínculo entre el trabajador y la empresa principal, y de esta manera, motivar a la empresa contratista a dar cumplimiento a las exigencias legales.
Un atento saludo de Valles y Asociados.