Informes

Acoso laboral y deber de protección empresarial

El acoso laboral ha sido definido como contrario a la dignidad de toda persona y el texto completo de esta definición se encuentra en el inciso 2° del Artículo 2 del Código del Trabajo. Se le define como toda conducta que constituya agresión u hostigamiento reiterados, ejercida por el empleador o por uno o más trabajadores, en contra de otro u otros trabajadores, por cualquier medio y que tenga como resultado para el o los afectados su menoscabo, maltrato o humillación, o bien que amenace o perjudique su situación laboral o sus oportunidades de empleo.
Se desprende de lo anterior, que el empleador tiene un deber de respeto por la dignidad de sus trabajadores. Pero además de esto, el empleador tiene un deber de cuidado para con sus trabajadores. Es decir, debe cumplir el rol de no afectar negativamente a un trabajador, pero además un rol activo en su protección. Un ejemplo de ello es el artículo 184 del Código del Trabajo, que dispone la obligación del empleador de “… tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y la salud de sus trabajadores…”. Lo anterior es conveniente que tanto empleadores como trabajadores lo sepan, pues una vez cumplidas las obligaciones del empleador, este puede exigir y ejercer sus derechos con libertad. De la misma manera, el trabajador podrá exigir sus derechos luego de haber cumplido con sus obligaciones laborales.
Lo importante es que ambas partes sepan el momento en que pueden exigir la protección de sus derechos, ya sea ante la Dirección del trabajo, la SEREMI de salud, los Juzgados del Trabajo o la institución que corresponda. Y que para conocerlo con certeza, es necesaria la asesoría de un profesional especializado.
El empleador no puede estresar ni ofender a sus trabajadores. Tiene el deber de hablar y tratarlo con cortesía y amabilidad. La remuneración debe ser acorde con la cantidad de trabajo que él hace y similar a la de sus colegas que realizan las mismas funciones y que cumplen las mismas condiciones que él. Además, el empleador debe hacer todo lo posible por evitar que cualquier trabajador sufra accidentes y ayudar en el caso de que ocurra alguno. Asimismo, es preciso comprender que un trabajador tiene derecho a enfermarse y descansar sin atender el teléfono o responder correos 24/7. Si lo anterior no se cumple, el trabajador tiene derecho a reclamar sin miedo a ser despedido.
De cumplirse lo anterior, estamos en presencia de un empleador que respeta los derechos de sus trabajadores y por tanto, podrá exigir por las vías legales, el cumplimiento de las obligaciones de este. Con esto no hacemos un llamado a abanderarse por uno o el otro, sino sólo de pensar el grado de cumplimiento de las propias obligaciones antes de judicializar un conflicto laboral.
Un atento saludo de Valles y Asociados.